La naturaleza de la inspiración y la revelación con Mónica Figueroa


1.¿Para ti qué significa arte?

Me gusta pensar al arte como un filtro para leer la realidad y también como una actividad que reafirma mi ser en el mundo.

Mis dibujos y pinturas como ensayos que intentan responder a preguntas o inquietudes no resueltas como el sentido de la vida, las relaciones humanas, el miedo a la muerte o a lo desconocido, la incertidumbre y la ansiedad. 

Y otras veces, les veo cual afirmaciones con la fuerza necesaria para construir nuevas realidades, especialmente unas que contribuyan a complejizar y enriquecer las maneras de representar a las mujeres y sus universos. 

2. ¿Desde cuándo consideras que inició tu experimentación como artista?

Inició durante la universidad y desde entonces he desarrollado mi trabajo en las disciplinas de dibujo y  pintura, pero creo que fue desde que me mudé a Oaxaca hace tres años que me he sentido cada vez más cercana a encontrar mi propia voz y a sentirme cómoda con ella. 

3. Nos gustaría saber cómo se empezó a construir tu imaginario. Con esto nos referimos a las atmósferas naturales, de ciertos personajes que se repiten en varias imágenes.

Siempre me ha gustado la catástrofe y las atmósferas que provocan una sensación de temor o incertidumbre. Para ello he utilizado mucho al paisaje con una perspectiva romanticista, entonces dibujo frecuentemente tsunamis, el mar en general, la noche y ahora la espiritualidad de la montaña. 


4. En algunas de tus piezas reconocemos citas de textos o lecturas diversas. ¿Esta recurrencia a la literatura cómo interactúa con las imágenes que produces?

Me funciona como inspiración para la creación de las piezas, me gusta mucho la relación de la narrativa con la imagen, no tanto a manera de ilustración, aunque a veces pasa, sino como una manera de construir universos y breves historias. 

5. Parte del texto que acompaña la exhibición menciona la historia del viaje del Tao a las montañas, pensando en esto como una referencia e inspiración dentro de tu trabajo, podríamos encontrar en cada pieza algo referente a este texto? ¿Cómo se entendería ese viaje desde tus imágenes?  

En realidad Clyo Mendoza aceptó mi invitación a escribir un texto que fuese compañero de las piezas que voy a presentar, no es en sí una presentación de mi trabajo, sino una propuesta propia de Clyo, la visión y acercamiento que tiene ella con la montaña. 

Lo hice así porque quiero que la relación de nuestras interpretaciones con este tema enriquezcan la lectura general de la exposición y también porque Clyo es una persona muy sabia y sensible y quería leer qué tenía ella que decir sobre esta búsqueda filosófica y espiritual de la existencia. Creo que fue una excelente decisión, me edificó mucho el resultado.

Y bueno, el título del proyecto Ascenso a la montaña proviene de uno de los capítulos del libro Mujeres que corren con los lobos, de Clarissa Pinkola, donde hay un cuento que se llama El oso de la luna creciente en el que una mujer tiene que subir a un monte para conseguir un pelo de oso y darlo a la curandera del pueblo para que esta, a su vez, haga una pócima que cure la cólera que tiene el esposo de la mujer desde que regresó de la guerra. 

Hay dos escenas durante esta historia, que precisamente podrían no parecer la parte importante de la enseñanza del cuento, pero que inspiraron algunas de los dibujos y pinturas que presento y es que la mujer, durante el ascenso y descenso a la montaña iba pidiendo permiso a los espíritus que ahí habitaban y agradeciendo al bosque y a los árboles por dejarla caminar a través de ellos. Me conmovió mucho que esta actitud de veneración y respeto estaba por encima del problema principal e individual que tenía.

«Después entonó el “Arigato zaishö”, que es una manera de saludar a la montaña y decirle

“Gracias por dejarme subir sobre tu cuerpo”. Subió a las estribaciones de la montaña donde había unas rocas que parecían enormes hogazas de pan. Subió a una meseta cubierta de árboles. Los árboles tenían unas ramas muy largas que parecían cortinas y unas hojas en forma de estrella.

-Arigato zaishö -cantó la esposa.

Era una manera de dar las gracias a los árboles por haber levantado su cabello para que ella.pudiera pasar por debajo. De esta manera cruzó el bosque y reanudó el ascenso.»

Clarissa Pinkola, Mujeres que corren con los lobos, pág 375, Ediciones

6. ¿Cómo describirías las partes que conforman tu exhibición Ascenso a la montaña?

Son cuatro líneas o subseries con diferentes acercamientos a la experiencia de estar, subir o habitar una montaña: 

Por un lado hay una investigación formalista en torno al color y a los materiales, con la serie de pinturas y los dibujos que son con lápices de color. Después hay algunos dibujos en grafito que son más narrativos y que representan formas de venerar a la montaña o encontrarse con Dios. Luego una secuencia erótica también en grafito pero con un formato más intimista. Y por último está la serie roja que yo he llamado La Hermandad  en la que varias mujeres interpretan maneras de cuidarse entre sí o a veces a sí mismas.

7. ¿Existe algún otro proyecto o serie en la que estés trabajando actualmente?

Por el momento no, estoy participando en algunos proyectos de Fanzine con la editorial Polvoh Press y Roto Ediciones y con el Festival de Cine de Los Cabos, pero de alguna manera todas mis contribuciones van sobre esta misma línea. 

8. Pensando en nuestra situación actual, ¿qué adaptaciones e impacto surgirán dentro de la comunidad artística?

Pues creo que el principal impacto ha sido a nivel económico porque estamos acostumbradxs a ciertas dfinámicas de venta a partir de eventos presenciales. Pero siempre hay maneras de adecuarse e imaginar estrategias. 

En la cuestión cultural y de difusión creo que ha ido cambiando de una manera muy orgánica e interesante con todas las exposiciones y eventos virtuales, hay algunos beneficios como que se pueda ver el trabajo de artistas o escuchar charlas que se están llevando a cabo desde puntos muy lejanos del planeta. También que se puede hacer un buen uso del formato mezclando imágenes con textos, videos, gifs, renders, etc. y que generan otro tipo de asociaciones con las piezas expuestas, como fue algo que experimenté en mi participación con Galería A4 el mes antepasado.

Y bueno, para las presentaciones presenciales que se hacen con las medidas de seguridad, agendando cita, Como será en esta expo, se me hace muy lindo que hay una atención especial y más cercana del público con el artista o con la galería y viceversa, cosa que sucedía menos en las inauguraciones con mucha concurrencia. 

Claro que también noto en general y experimento en mí misma un hartazgo y frustración con esta nueva normalidad, pero espero podamos adaptarnos pronto y no sufrir.


SHOP PRINTS